Espacios esenciales y capacidad de decisión

decision

Ilustración por LefthandedGraphic

Uno de los legados más valiosos de mi herencia materna es la inquietud por aprender y comprender la naturaleza humana. Esto me ha llevado a embarcarme en diversas formaciones. Acabo de finalizar “El Juego de la Atención” con Marly Kuenerz. Este curso, me ha ayudado en gran medida a tomar conciencia de la relevancia tan profunda e inmensa que tiene la familia a la que pertenecemos. En el sistema familiar puedes encontrar las claves de tu existencia, tus fortalezas y debilidades y tu propósito de vida. Es tu legado más preciado, un mapa revelador. Y es que sólo con conciencia es posible trascenderlo y elegir libremente tu destino.

La familia es como un gran puzle, en el que cada uno coloca su ficha, una ficha única e intransferible, cuya posición afecta a las generaciones venideras favoreciendo o no la resolución de malentendidos familiares. Cada ficha está dotada de una energía que estará más o menos impregnada por determinadas luces y sombras del árbol familiar en función del propósito de vida, aquello que hemos venido a resolver. Esta energía influye directamente, y la mayoría de las veces de manera inconsciente, en todos los ámbitos de nuestra vida y se materializa a través de las elecciones que hacemos.

Como dice Carl G. Jung, “las grandes decisiones de la vida humana tienen como regla general mucho más que ver con los instintos y otros misteriosos factores inconscientes que con la voluntad consciente y bien  el sentido de razonabilidad”.

Una vez leí un texto que decía algo así como: “Doctor, ¿qué tengo que tomar para estar bien?. Decisiones, tiene Ud. que tomar decisiones”.  Como explica Fredy Kofman en su video “Libertad y Conciencia” la capacidad de elección es lo que nos hace humanos y es a través de  las decisiones que tomamos y las acciones que emprendemos cómo influimos en nuestra vida. Sin embargo, no podemos controlar el resultado, ya que siempre hay factores exógenos que lo condicionan. Por lo tanto, no podemos tener la certeza de que no nos equivocaremos, pero siempre podremos decidir de acuerdo a nuestros valores o ideales y dar lo mejor de nosotros mismos en nuestras acciones. Éxito o fracaso así, siempre irán acompañados de la mayor satisfacción, la garantía interior que nos dice que pase lo que pase podemos estar orgullosos de nosotros mismos.

Dado que el inconsciente determina en gran medida nuestras decisiones, la honestidad con uno mismo y el valor de poner en práctica nuestras decisiones con coherencia son dones preciados y preciosos que determinarán la calidad de nuestras elecciones y el aprendizaje sobre lo que nos sucede. Una cita más a Carl G. Jung en este sentido “lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”.

¿Cómo conseguir esta coherencia?, reflexionando y conectando con nosotros mismos y creando y ampliando poco a poco el espacio existente entre los estímulos que recibimos y nuestras respuestas a los mismos. Un espacio que muchas veces olvidamos por reaccionar inconscientemente, faltándonos al respeto a nosotros mismos y a las personas implicadas. Este espacio es esencial porque es donde se produce la primera materialización en nuestra relación con en el mundo exterior y se pone de manifiesto nuestro trabajo personal. Es el punto que conecta reflexión y acción.

Las decisiones también deben tener sentido y estar alineadas con la persona en la que nos queremos convertir o lo que queremos conseguir. Para ello necesitamos una visión que nos sirva de guía y dote de significado a nuestras decisiones .

El otro día un amigo compartía conmigo su historia sobre cómo se había convertido en lo que es hoy, un gran acelerador de proyectos y emprendedores. Muy joven tras una experiencia positiva y enriquecedora de trabajo pero que ya sentía llegada a su fin, con 26 años, se sentó y reflexionó sobre la vida que deseaba. Desconozco su edad actual, pero si sé que han pasado bastantes años. Desde entonces todas las decisiones que ha tomado han estado alineadas con su visión personal, y destacaba cómo esto le ha ayudado a seleccionar  rápidamente, desechando incluso opciones que a corto plazo podían ser económicamente muy beneficiosas pero que le alejaban de su camino a medio y largo plazo.

Esta visión que será más o menos abstracta, en función de nuestra capacidad de precisión, y más o menos flexible, dependiendo de nuestra seguridad y apertura mental, puede y debe adaptarse al cambio personal que demanda la vida. Todos podemos hacer esta reflexión adaptándola a nuestra situación y caminar con atención a las decisiones que tomamos de manera que éstas nos acerquen a aquello que queremos alcanzar.

, ,

7 Responses to Espacios esenciales y capacidad de decisión

  1. miriam-acrobatadelasletras 10 noviembre, 2014 at 1:20 pm #

    Enhorabuena.Hoy me levante y desayune saludablemente mientras dibujaba las decisiones tomadas y ha tomar: toma-tomate toma lo ia ia au

    Gracias Isabel por tu llamamiento a la toma de conciencia. ¡¡¡que nos aproveche!!!

    • Isabel Catalán Bayón 10 noviembre, 2014 at 2:16 pm #

      Gracias Miriam! Qué ilusión ver tu comentario. Un beso grande

  2. Miriam Fernandez Riestra 10 noviembre, 2014 at 6:32 pm #

    Bravo, bravo, bravo..sin duda una inspiración.. Gracias !

  3. Celia 12 noviembre, 2014 at 7:56 pm #

    Isabel me ha encantado tu artículo. Habla sobre la toma de decisiones…tan difícil en mi caso. Y la familia, lo que hemos vivido como nos marca… me ha ayudado a reflexionar sobre ello y me gustaría mucho seguir leyéndote. Muchas gracias por compartirlo conmigo y un beso enorme!!

    • Isabel Catalán Bayón 12 noviembre, 2014 at 8:57 pm #

      Gracias Celia. A mi me ha encantado tu comentario. Un beso muy fuerte

  4. Germán Bayón Blanco 14 noviembre, 2014 at 9:21 am #

    Isabel, escribir bien es también un legado de tu herencia materna. Definitivamente, tenemos que hablar más. Hay mucho que compartir en esta familia.
    Un beso gran de tu tío

    • Isabel Catalán Bayón 14 noviembre, 2014 at 10:26 am #

      Gracias Tío. Qué ilusión recibir tu comentario. Un abrazo

Deja un comentario