¿Intuyes o supones? Algunas claves

suposicion_intuicion

Ilustración por LefthandedGraphic

“El día que no hagas suposiciones, te comunicarás con habilidad y claridad y tus palabras se volverán impecables”, es la síntesis de uno de los Cuatro Acuerdos de la sabiduría Tolteca de Don Miguel Ruiz.

El día que no hagas suposiciones no anidarás rencor alguno hacia nadie, incluida tu persona; El día que no hagas suposiciones, tus pensamientos, sensaciones y emociones te informarán que no deformarán; El día que no hagas suposiciones actuarás libre y desinteresadamente; El día que no hagas suposiciones no habrá expectativas sino apertura a recibir lo que se te ofrece y a dar lo que te corresponde.

Una amiga está gravemente enferma y el diagnóstico médico es pésimo. Lleva tres años luchando con la enfermedad y yo me acabo de enterar por “casualidad”. En estos momentos, me encuentro haciéndome preguntas sobre las razones que me alejaron de una persona tan importante en mi vida durante muchos años. Y ahora, tomo conciencia de que mis suposiciones sobre lo que ella pensó o creyó en un momento dado están en la base de todo ello.

Me cuestiono cómo no volver a cometer el mismo error, especialmente con aquellas personas que son importantes para mi. Mi deseo es no cometerlo con nadie, aunque no sé si esto es ya pedir demasiado :). Y aquí es cuando me planteo ¿cómo saber si estamos actuando bajo los efectos de la intuición o la suposición?

Para responder a esta cuestión he pedido claves a una serie de personas “que me inspiran” (muchísimas gracias Silvia, Fernando, María, Paula, Elisa, Blanca, Silvia, Gail) y este es un resumen de sus valiosas aportaciones:

“La suposición parte del hemisferio izquierdo, la lógica, el lenguaje, la linealidad, el razonamiento, el consciente. En la suposición recurres a toda la información mental, es como si fuera un cúmulo de lo que te han contado, de lo que tú crees; Es dar por sentado y existente algo que está relacionado con nuestra lógica, deseos y miedos; Es un constructo mental, un pensamiento sobre otras personas, un creer que sabemos lo que piensan, dicen, o sienten. La suposición es limitada y parcial, nos hace dudar, genera inseguridad y presiona sobre lo que debe ser.”

“La intuición viene del hemisferio derecho, las sensaciones, lo primario, lo básico. Sería más bien un saber completamente en el que intervienen tu cuerpo, tu mente, tu espíritu y todas las experiencias que hay en el territorio externo, tuyas y de los otros. Se trata de una percepción verdadera, íntima e instantánea que es sentida. La intuición podría compararse al amor, en el sentido de que es incompatible con la duda. Llega a la mente libre de pensamiento, se inicia en una sensación y viene de sensaciones fisiológicas, del cuerpo donde almacenamos experiencias vividas, espirituales e información genética. Está unida a nuestro inconsciente”.

“Hay una delgada línea entre la intuición y la suposición, es fácil reconocerlas porque la intuición da confianza y la suposición la quita, la intuición es fluida y la suposición crea tensión.”

Es curioso, porque las suposiciones esconden de alguna manera nuestras inseguridades y, sin embargo, las fortalecen marcando de manera sutil nuestras elecciones en la vida. La suposición excluye, basándose en la lógica, siempre es parcial e incompleta y conlleva un desgaste. La intuición, por el contrario, es clara y nítida en sus respuestas. Como dice Carl Jung “En la intuición, un contenido se presenta entero y completo, sin que seamos capaces de explicar o descubrir cómo se originó. El conocimiento intuitivo posee certeza y convicción intrínsecas”. La intuición no supone desgaste alguno y te coloca limpiamente con respecto a los demás al margen de sus suposiciones y acciones.

Si sentimos confusión y la respuesta sobre una persona o situación tarda en llegar, siempre podemos darnos el tiempo necesario para mantenernos en la pregunta mientras llega la respuesta (como dice una de las enseñanzas de Dragon Dreaming). Cuando ésta llegue, sabremos si nos suma o nos resta, nos tensa o nos relaja, es mental o integral, nos da o nos quita seguridad, es algo sentido o construido y, especialmente en el caso de las relaciones interpersonales, si nos aporta serenidad o malestar. No importa si la respuesta que llega es SÍ o NO; Un SÍ puede ser temeroso y buscar la aceptación y un NO un límite necesario y respetuoso con nosotros mismos en un momento dado. También es importante aceptar que nuestra respuesta puede variar con el “tiempo”.

La vida es cambio y conexión. No estamos separados del mundo ni de los seres que lo habitan, tal y como se ha creído hasta hace unos años, sino interconectados e «interafectados» por un campo de energía e información sensible a nuestras emociones (La Matriz Divina); Lo que ocurre en un lugar del planeta o en una persona, afecta a otro lugar y a otros seres, y el sentido común me dice que a mayor grado de relación o implicación, mayor interconexión. De esta forma, nos vemos influenciados por los cambios que se producen en los demás. Podemos tener una intuición clara, en un momento dado, con respecto a alguien y que ésta percepción varíe con el tiempo, como consecuencia de un cambio en uno mismo o en el otro. Si uno se mantiene de manera inflexible en una posición, por muy acertada que haya sido la intuición inicial, ésta puede convertirse en una suposición limitante y parcial.

,

2 Responses to ¿Intuyes o supones? Algunas claves

  1. María 7 diciembre, 2014 at 7:55 pm #

    ¡Bueno, muy bueno! Solamente añadir que llegar a confiar en tu propia intuición puede ser, todo un proceso… por experiencia lo digo…
    Besos, hermana

  2. Miriam 16 diciembre, 2014 at 3:19 pm #

    Super. Bueno., y uf q difícil. Un besazo

Deja un comentario