Agenda y decisiones

Todos los días tomamos pequeñas decisiones relacionadas con las diferentes áreas de nuestra vida; familia, trabajo, proyectos, alimentación, cuidado personal, amistad, … Estas son las decisiones que van puliendo nuestro día a día y conformando quiénes somos  y quiénes seremos. Muchas veces sabiendo qué es lo mejor para nosotros mismos o los nuestros, las dejamos pasar. Aunque es con nosotros mismos con los que más nos relajamos. Quizás esto le ocurra, especialmente a las madres y personas a cargo de otros- pura identificación :)-. Una agenda en estos casos puede ser la gran salvadora del día, de la semana, del mes, del año, de la vida. Se dice que la mente consciente cuando tiene una orden se organiza para cumplirla como gran ejecutora, que no gestora.

La diferencia entre un día con objetivos explícitos en tu agenda, sea cual sea ésta, o sin ellos, es todo un abismo en cuanto a productividad personal se refiere. Imprescindible incluir, también, los objetivos personales.

Tener nuestras prioridades agendadas y presentes ayudará en gran medida a que nuestras decisiones, energía y atención se focalicen en aquello que queremos conseguir. Aunque no cumplamos al 100%, estaremos cumpliendo en una parte importante. Centrar una parte de nuestro día en lo importante es una de las claves que marca la diferencia entre una vida dirigida por uno mismo y productiva o una vida dejada al azar.

,

No comments yet.

Deja un comentario