Aprendizajes adolescentes

www.lefthandedgraphic.com

El sábado impartí mi primer taller de formación a un grupo de adolescentes en PROCESO CREATIVO. Mi primer taller para un público por el que siento un especial interés por la revolución física, emocional e intelectual en la que están inmersos. Una revolución, que bien enfocada (esto es, acompañada de autocononocimiento), puede sentar los cimientos de una vida próspera y amable en todos los sentidos y desde muy pronto. De ahí su importancia. El adolescente que encuentre espacios y tiempos para reflexionar sobre sus sueños, quién es y en quién quiere convertirse, qué va con él y que no va, quiénes son los modelos que admira; aquel que se esfuerce por conseguir lo que es importante para él, que sepa poner límites y decir “esto no lo quiero”; el que sepa encajar el rechazo hiriente de los demás y conceda a cada emoción el valor y la información tan valiosa que ésta le trae , …tendrá tanto camino andado!!!.

En este taller he aprendido o recordado que hay darse un tiempo para sacar conclusiones y reposar varias horas las ideas para valorar y valorarse;  que hay que dirigirse a los demás desde el más absoluto respeto y humildad, especialmente si los participantes son menores y sientes en su mirada que todo lo que estás transmitiendo está siendo absorbido sin filtros; que como más a gusto me siento es como facilitadora que no formadora y que cada cual es su mejor maestro; que el poder de las preguntas es inmenso y como he leído recientemente (no sé dónde), la calidad de una vida puede medirse por la calidad de las preguntas que uno se plantea; que todo ser humano es interesante y único;  que es imprescindible encontrar espacios y tiempos para soñar sin límites, al igual que lo es encontrar límites a nuestros comportamientos; que aprender se hace mucho mejor jugando y compartiendo lo aprendido con los demás; que no hay mejor aprendizaje sobre un tema que enseñar a otros sobre ese mismo tema; que la intención dota a la acción de poder;  que uno debe confiar en uno mismo y en su propio conocimiento aunque sienta que hay otros expertos que saben más del tema; he recordado que la curiosidad es innata en todos; y he visto con claridad la unicidad que hay en cada uno de ellos.

Me quedo con la capacidad para improvisar juegos, dinámicas, visualizaciones y relajaciones; con la facilidad para sentir a cada uno de esos chavales; con su honestidad y valentía a la hora de plantear lo que les preocupa o lo que temen; me quedo con su alta participación; con sus miradas curiosas y su afán por aprender y comprender; con su facilidad para relajarse e irse a otro lugar donde visualizar y sentir lo que desean. Me quedo, sin duda, con las ganas de organizar un espacio mensual para ellos en el que puedan volcar sus inquietudes y ampliar la mirada para plantearse nuevas soluciones y contribuir a una visualización un poco más clara del camino que desean seguir.

También me quedo con una idea mucho más rica de lo que puede llegar a ser un taller o un espacio para ellos. Mis puntos de mejora, hablar menos y escuchar más; dar mejores ejemplos y estar más atenta a ellos en determinados momentos. Reconocer y premiar más su actitud valiente y su afán por compartir; menos contenidos y mensajes más breves y claros. Qué interesante enseñar, el que más se lleva sin duda es el que adopta el papel de maestro. He aprendido un montón y disfrutado muchísimo la experiencia. Lo curioso es que cuanto más tiempo pasa, más siento el disfrute. Espero poder volver a repetirla en breve.  GRACIAS a mi querida Blanca Fernandez-Cid Hall de PROCESOCREATIVO, a los chicos y madres por vuestra confianza. Ha sido un verdadero placer acercarme a la adolescencia de vuestra mano.

,

No comments yet.

Deja un comentario