Mujer y emprendimiento en la Sierra Norte de Madrid

(Artículo PASANDO PÁGINA,  2018)

 

Durante estos últimos años viviendo en la Sierra Norte he estado en contacto con muchas mujeres emprendedoras o que quieren emprender.  Este artículo recoge algunas de las principales impresiones de esta experiencia.

Sólo en 6 de los 42 municipios de la Sierra Norte hay más mujeres que hombres. Los expertos en desarrollo rural destacan la importancia de la mujer, ya que su presencia garantiza, en gran medida, la fijación de la población al territorio. Este hecho es clave en la Sierra Norte, donde un 50% de los municipios tiene poblaciones inferiores a los 500 habitantes y donde se encuentran algunos de los municipios de España con mayor riesgo de despoblación.

Entre las mujeres emprendedoras en la Sierra Norte están aquellas mujeres nacidas y vividas en alguno de sus municipios y que en muchos casos heredan o comparten el negocio familiar. Hay un segundo grupo de mujeres quienes en algún momento de sus vidas adultas decidieron asentarse en este territorio. Hay emprendedoras de todas las edades y niveles educativos. Las más jóvenes, solían trabajar por cuenta ajena y tras convertirse en madres y ante la dificultad de encontrar un empleo de calidad cercano, han optado por emprender. Hay abuelas jóvenes y mujeres en edad adulta que tras trabajar durante mucho tiempo por cuenta ajena, han aprovechado ERES y despidos para reinventarse. Destacan, a su vez, un gran número de profesionales independientes vinculadas a los sectores de la salud y el arte, principalmente. Hay, por tanto, un gran número de mujeres con un largo recorrido personal y profesional que desean poner el conocimiento y las herramientas adquiridas, al servicio de los demás. En la Sierra conviven excelentes profesionales del desarrollo personal, psicólogas, profesionales de todo tipo de terapias alternativas, del mundo de la educación, también ambiental; fotógrafas, mujeres creativas que diseñan joyas singulares, otras que cuentan historias, crean productos naturales para la higiene y la belleza, gestoras de restaurantes y casas rurales, otras más vinculadas a la tierra y a la alimentación se han convertido en panaderas, fabricantes de quesos, dulces y pasteles artesanales, distribuidoras de productos ecológicos y naturales. También el sector de la construcción y las reformas está representado; expertas en finanzas, abogadas y gestoras de espacios.

Hace sólo unas semanas, mantuve una charla con tres de las cooperativistas de CERVEZAS LA BAILANDERA, Ana, Clara y Bea, tres mujeres con mucha fuerza y una claridad mental apabullante. Trabajadoras, apasionadas y conscientes de que su labor va mucho más allá de su pequeño gran negocio. No se sienten identificadas con la corriente de la nueva economía y las start-ups. Hablan del emprendimiento como una forma natural de buscarse la vida cerca de los suyos, que les permite auto-gestionarse, disponer de flexibilidad para marcarse sus tiempos y hacer lo que les gusta mientras contribuyen al desarrollo local de su zona. Destilan sencillez, confianza, integridad y una gran visión acerca de cómo generar un tejido productivo real y con sentido. Su mayor ilusión, “que los ingredientes con los que fabrican su cerveza provengan de la Comarca”.

En otra conversación también muy reciente con Fe, cofundadora y Administradora de BROTES ORGANIC, distribuidora de producto ecológico  destaca la necesidad de emprender para retener a los más jóvenes. Cuando habla de sus hijas se le dibuja una sonrisa, consciente de que su negocio es una oportunidad también para ellas. No cree que la mujer lo tenga más fácil o difícil por el hecho de ser mujer en la Sierra. Dice también que ideas hay muchas y buenas y que quizás, lo que más falta hace para llevarlas a cabo en la Sierra, sea un mayor apoyo institucional. Cómo dice Fe, por qué no emprender si una tiene ese anhelo, “si podemos hacerlo igual que cualquier otra cosa que nos propongamos”.

Entre los motivos para emprender destacan la ilusión de dedicarse a lo que realmente les motiva, la autonomía económica, la conciliación familiar y algo, que podría resumirse como la búsqueda de una forma de vida más coherente con sus valores personales.  Por último, destacar los consejos de algunas de estas mujeres emprendedoras. Emprender te da libertad y autonomía, favorece la conciliación familiar y el hecho de ser tu propia jefa es un plus importante; hacer lo que te gusta te llena de energía cada día y esto es fundamental porque emprender supone un grandísimo esfuerzo; imprescindible echar números aunque luego éstos no coincidan con la realidad, porque te ayuda a bajar a tierra la idea y analizar su viabilidad; imprescindible, también, rodearse de gente en la que poder confiar y que te complemente en cuanto a habilidades y conocimientos; fundamental también tener conocimiento del sector en el que te vas a mover y si no lo tienes, tendrás que invertir un tiempo importante en hacerlo.

La Sierra está repleta de talento femenino; mujeres conscientes, valientes y creativas que han decidido optar por el camino de la coherencia, que no suele ser fácil. Algunas de ellas representan salvia nueva que acoge, sin prejuicios, sectores y oficios que estaban siendo olvidados. Otras muchas emprenden en sectores menos tradicionales que también enriquecen la sierra y ofrecen oportunidades a sus habitantes. Todas ellas junto a otros emprendedores y empresarios, aportan un gran valor y son el gran garante de la sostenibilidad de los pueblos. El emprendimiento es además, un espacio que puede servir de corrector para el desarrollo profesional de la mujer. Apoyar a la mujer emprendedora de la Sierra Norte es requisito imprescindible para garantizar su desarrollo sostenible.

 

 

 

 

 

 

 

, ,

No comments yet.

Deja un comentario